martes, julio 31, 2007

Matrículas

Bueno...llevo un montonazo de tiempo sin publicar, debido sin duda a los grandes esfuerzos hechos durante el curso, a las épicas gestas a las que día a día me enfrentaba y a la promesa de estudiar al día que, cumplida por supuesto a rajatabla, no me permitía ninguna distracción, ni siquiera para poner al día mi querido blog al que ahora vuelvo...
Bien, dejémonos de falacias: lo cierto es que durante el curso no he hecho absolutamente nada, he estudiado las dos últimas semanas antes de los exámenes, he vagueado todo lo que he querido y más, las épicas gestas a las que me he enfrentado no han sido sino las misiones del videojuego Baldur's Gate...y el hecho de que no haya pasado por aquí desde febrero se debe única y exclusivamente a la pereza. Me siento fatal conmigo mismo (otra falacia, me temo).
El caso es que ha pasado tanto tiempo que...ya estamos a mitad del verano. Ya hemos tenido ocasión de pasarnos medio julio con los de la parroquia restaurando una iglesia en Salamanca y de pasar el resto del tiempo disfrutando de un calor infernal y del resto de los pequeños placeres de esta época. Y hoy, finalmente, me ha llegado la hora de hacer la matrícula de la Universidad para el nuevo curso que se acerca. Y, aunque en la hojita de instrucciones que nos dieron nos dejaron muy claro que no querían ni vernos ("Los alumnos deberán realizar la matrícula PREFERENTEMENTE desde sus casas a través de Internet"...), Isa me recomendó sabiamente que hiciera acto de presencia en la Uni, recordándome la dramática historia de un compañero nuestro que tuvo que entrar en el turno de tarde cuando, al dejarle colgado el ordenador de su casa, llegó a la Universidad para solucionarlo con tres horas de retraso, lo que provocó que absolutamente todo el mundo pasase antes que él.
Así pues, esta mañana a las 9:30 me personé en la Uni, para a continuación acceder al aula de informática y sentarme ante un ordenador...

Gracias a Dios que hice caso a Isa.

Empiezo a comprobar que mis datos son correctos, selecciono las asignaturas que corresponden y, después de una pequeña pelea con el código de una de ellas, paso a revisar los datos de la cuenta bancaria. Para mi sorpresa, me quedo bloqueado en la página y no hay manera de salir. Clic, clic, reclic, criticlic...con el dedo sobre el ratón, angustiado, le pregunto a una compañera de clase cómo ha salido ella, a lo que me responde: "Pues pulsando la pestañita que...oh, vaya...a ti no te aparece".
Con un resoplido, llamo a una becaria. Ella evalúa la situación, mueve unos cuantos hilos, hurga un poco por aquí y por allá...y termina diciéndome que cierre todo y vuelva a empezar desde el principio.
Incrédulo pero resignado, procedo a obedecer y repetir el proceso, pero claro, sería mucho pedir que todo saliese bien. Una ventanita que reza "No tiene permiso para seleccionar domiciliación bancaria como forma de pago" me deja de nuevo estupefacto.
Llamo a otro becario, que me pide el DNI. Se va, consulta unas cosas con sus compañeros, teclea algo en otro ordenador y...vuelve y me dice que el sistema se ha escacharrado y que lo único que se puede hacer es cerrar todo y empezar desde el principio.
En fin. Que mientras vuelvo a introducir mis datos y mi contraseña por enésima vez, no puedo evitar pensar en la razón que tiene el amigo JMV en sus sabias, verídicas y al cien por cien auténticas publicaciones...

1 magos dieron su sabia opinión:

Blogger florecilla de alcanfor proclamó...

Van un agrónomo, un industrial y un informático en el coche por el campo. Después de un rato el coche se para de golpe y no hay manera de que arranque otra vez. Entonces, buscando una solución, dice el ingeniero industrial:
- Esto va a ser un fallo en el engranaje de la biela neumática (me lo estoy inventando...)

Y resulta que no es eso.

Dice el ingeniero agrónomo:
- Se ha parado debido a que estamos en un suelo francoarcilloso muy moldeable, que, por la lluvia y su poca permeabilidad, ha formado un amasijo que impide que el coche ruede.

Y sigue sin ser eso.

Entonces, dice el ingeniero informático:
- ¿Y si lo apagamos y lo volvemos a encender?

Pues eso. Que los informáticos siempre lo solucionan así.

(Al final te matriculaste sí o no?)

11:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home